Bienvenidos a Cadena Xeneize 24hs. de Pasión Bostera!!!

¿Cómo no vas a festejar? Dale campeón, dale campeón!

Mayo 10, 2018
Boca acaba de consagrarse bi campeón del fútbol argentino. Lo hizo en el Bosque Platense, sin nuestra gente. Pero el hincha de Boca se hizo presente copando cada rincón del país, especialmente en la Bombonera, en nuestra casa, en el Templo Sagrado del Futbol Mundial.
Decían que no íbamos a festejar…. No nos conocen. Lo primero que festejamos al nacer es el ser Bosteros. Ya nacimos festejando. Y nos moriremos felices de ser bosteros. Nunca lo entenderán.
Decían que no íbamos a festejar, que es cabotaje… Es el cabotaje nro. 33 que ganamos. Nos llevamos los últimos tres torneos largos, con un breve descanso en la payasada de quince fechas que se llevó Lanús. Estamos a dos de river, la misma diferencia (pero a la inversa) que existe en títulos del mundo.
Campeones una fecha antes, siendo el equipo más goleador, a un gol de ser los menos vencidos. El que más partidos ganó, menos empató y los segundos con menos derrotas. 32 goles en la Bombonera en 14 partidos. Con 2 puntos en la tabla de los promedios, arrancaríamos con 2.142 el torneo que viene. Si, punteros desde el 11 de diciembre de 2016, en cancha de river, 515 días al hilo y vamos a seguir acumulando jornadas (parate por el mundial mediante) hasta el inicio del siguiente torneo, como mínimo.
Ahora ¿Qué torneo ganamos? El de la AFA bostera. El que jugamos contra todos. En el que hasta nos cambiaron el fixture. Nos contaron los kilómetros!!!
¿El fixture? Sí, calladitos jugamos de visitante contra cuatro de los cinco grandes (sólo Racing en casa), contra el más grande del interior (Rosario Central), contra el último campeón no Xeneize (Lanús), contra Vélez, contra los dos Platenses, contra el que más creció (Atlético Tucumán) y como locales nos mandaron los cuatro que se fueron a la B (Olimpo, Chacarita, Temperley y Arsenal) más dos de los que la tienen más jodida el torneo que viene (Tigre y Belgrano). De los últimos siete de la tabla, 6 los enfrentamos en la Boca, el restante fue el partido de ayer, el encuentro para ser campeón. Así arrancó la AFA Bostera. Así la manejaron.
¿El público? Casi vamos dos veces al Estadio Único. No nos dejaron contra Estudiantes y a pesar de los enfáticos y públicos pedidos de la CD de Gimnasia, contra el Lobo fuimos al Bosque. Ni hablar de Banfield, otro que quería ver la tribuna visitante explotar. Nada. Otros tuvieron mejor suerte mientras insultaban a Mauricio Macri, pero sólo hasta el 14 de marzo (detalles….)
¿Los pitos? Pitana para empezar con Olimpo en la Bombonera, el comité de Bienvenida. Delfino en el segundo partido de local (Godoy Cruz), otra vez Pitana en la Bombonera (Chcarita, con roja en quince minutos), Trucco contra Belgrano en la Boca y Pitana en el Monumental (tres veces en ocho fechas). Fue otro Pitanazo del Misionero pero Boca se llevó los tres puntos. Herrera contra Racing y Loustau contra Central en Arroyito (otra roja en el PT). Esas fueron las primeras diez fechas, con pitos con historial reciente muy difícil de explicar. Estaban Gago y Benedetto, claro está.
Terminamos el año con 10 ganados y 2 perdidos. Ocho victorias al hilo de entrada, récord en el profesionalismo, sólo superado por el torneo de 1924.
Sin los dos mejores pero con la vuelta de Tevez al club, arrancó la segunda parte del torneo (desde la fecha 13 contra Colón). Hubo cambio de esquema, forzado por la llegada de Carlitos. A Boca le costó mantener el nivel mostrado en el 2017 pero entre la regularidad de Barrios y el show de Pavón, Boca se sostuvo al frente. Además apareció la Copa, la Supercopa Argentina y lo apretado del calendario. Sumemos las constantes lesiones (agreguemos el caso de Goltz, por caso)
Merecida victoria contra Colón de locales, empate en Boedo (¿A la Boca no van a venir más?), trabajosa victoria contra Temperley, muy sufrido triunfo ante los pibes de Banfield y un gran nivel mostrado ante los San Juaninos. Hasta que con muchos suplentes y jugando el peor partido del torneo, llegó el 0 a 2 contra Argentinos en el siempre difícil Diego Armando Maradona.
Con Boca golpeado, la AFA Bostera elige a Delfino para enfrentar a Tigre en la Bombonera. Leo Jara hizo el gol del hincha, el que lo hacés con el último aliento, tragando la última gota de sudor para hidratarte y quedar ahí moribundo en el piso. A lo Boca carajo! Nos fuimos a Tucumán y volvimos a empatar sobre la hora. Y también sobre la hora (exceso posterior mediante), Pabló Pérez le marcaba el gol a Talleres, el escolta, el equipo de toda HUA en ese momento. Talleres quedó knock out, tal vez ni la Copa juegue.
Pero HUA tuvo su momento de gloria: dos derrotas al hilo (como en 2017) ante Defensa y Justicia e Independiente (con un penal en la última jugada no cobrado) y La Volpe empezó a ser entrevistado. El torneo volvió a tomar valor y color. Godoy Cruz no paraba de ganar, San Lorenzo sumaba y la Superliga se hizo apetecible de golpe.
Sin Goltz, Barrios, Pablo Pérez (lógicamente Gago y Benedetto), y con todos los condimentos habidos y por haber, Newells se mostraba como más temible de lo que era. Temible también es Wanchope Ábila en el área y errado es darle 20 metros libres a Pavón. El penal a Tevez pasó inadvertido, incluso hasta para Pompei. Otra prueba superada. Ahora sí la gloria se acercaba.
La lluvia no dejó jugar 9 de 10 partidos en la Provincia de Buenos Aires. Sólo en Mar del Plata hubo fútbol aquel domingo 29 de abril. Pero la AFA Bostera hizo todo para Boca. Hasta por Boca se suspendieron otros encuentros. La mencionada victoria ante Newell´s, el empate de Godoy Cruz ante Banfield del día previo los hicieron salir a todos juntos contra el Xeneize. Tanto llanto que hicieron llover cuatro días seguidos. Desde bien temprano a la mañana. Y eso que el Lobo quería jugar en el Estadio Único, con visitantes, como contáramos en unos párrafos más arriba. En Rosario, los hinchas del Rojo pudieron ver a su equipo ante Newell´s, tres veces lo hicieron los otros de Avellaneda. Boca debía jugar con Junior en Barranquilla, de día, por Copa Libertadores
Salieron con todo… que el arquero, que Pérez, que el torneo se desvaloriza, que en la Copa dependemos de Palmeiras, que el cabotaje no vale nada. Que no íbamos a festejar pero que cualquier cosa estaba la sombra de la Volpe. Ganar no era nada, perder era penoso. Sólo con Boca el mundo se interpreta así. Es que no son de Boca.
Nada mejor que designar otra vez a Delfino (Pitana lo habían gastado en las primeras diez fechas) en la cancha de Boca para enfrentar a Unión. La AFA bostera sabe cuando ponerlos. Un primer tiempo flojo con Rossi salvador y un Wanchope endemoniado para quedar a un punto de ganar la Superliga, la primera de todas.
Y llegamos al Bosque para empatar contra Gimnasia un 9 de mayo. Para dar la vuelta olímpica en estadio con poco público local pero con una Bombonera colmada como durante todo el torneo. Boca es el único equipo que juega siempre con la cancha a tope, y hasta la llena cuando juega en otro estadio.
Volvamos a los números. Fueron 32 los jugadores utilizados por Guillermo Barros Schelotto (el máximo campeón de la historia de Boca con 18 títulos, 16 como jugador, 2 como DT). Sólo Rossi y Pavón jugaron en todos los partidos. Magallán sólo faltó uno y Nandez a dos.
Benedetto con 9 goles (en nueve jugados) fue el goleador, seguido por Pavón y Ramón Wanchope Ábila con 6 (éste en 11 partidos, pero menos de 540 minutos disputados, es decir, justo un gol por partido. Encima, de esos 6, 5 fueron en las últimas tres fechas). Más atrás Pablo Pérez, Nahitan Nandez y Cardona con 4.
Boca es el último campeón del amateurismo, el primer campeón del profesionalismo. El último campeón del profesionalismo y el primer campeón de la Superliga.
Inventen los torneos que quieran, Boca nunca teme luchar., Boca lleva 106 años en primera sin descender, Boca suma 67 estrellas, Boca es grande por donde lo mires.
Festejemos que somos de Boca, y que nadie te diga que tenés que hacer. Nosotros no les dijimos a nadie cómo deben volver a primera. Cada uno lo hizo a su manera y nunca nos dijeron que se siente…
Si no conocen nuestra grandeza, que le vayan a dar consejos a los que están a su par. Aguante Boca carajo y gritá bien fuerte: DALE CAMPEÓN, DALE CAMPEÓN!

Leandro Valdés
Abogado y Periodista. Autor de Los verdaderos Mellizos de la Boca y Mística 2000. Integrante de Asados Bosteros y comentarista de Cadena Xeneize
Comentarios