Bienvenidos a Cadena Xeneize 24hs. de Pasión Bostera!!!

PP, Pérez perdonado

Abril 02, 2018
Pablo Pérez se equivocó. Su principal error fue marcar el tanto que dejó a Boca cada vez más cerca de gritar campeón. Lo hizo en tiempo adicional, empujando la pelota con lo que pudo. La mitad
menos uno no lo toleró. Boca venció a su escolta y estiró la ventaja contra Talleres y todos aquellos que se querían acercar. Que Boca haya ganado un partido clave dejó sin tinta a alguno, apagó ciertos
micrófonos exultantes y dejó perplejos a los que asomaban sus colmillos con ese 1 a 1 transitorio.
Pablo Pérez se equivocó. Otro error radica en el haber sido elegido capitán por sus compañeros y el cuerpo técnico tras la lesión de Fernando Gago. Que sea Pérez -y no otro- puede generar algunos
ruidos a propios y también a extraños. No es del club, no ha ganado títulos internacionales pero por algo lo han elegido. Y eso debe ser respetado.
Pablo Pérez se equivocó. Su no forzado error (el orden no es casual) es haberle gritado el gol a la gente y no CON la gente. Rápidamente se arrepintió en frío. No fue su único error. En ese mismo arco
donde marcara el trascendental tanto ante Talleres, el ex Málaga fue tontamente expulsado ante River, cuando apenas iniciaba el partido. Con el tiempo (como alguno vez le ocurriera a Marcelo Delgado), logró modificar ese mirada inquisidora por el elogio y aplauso. La convocatoria a la selección nacional es un ejemplo de ello.
Siempre digo que con estos dirigentes, con estos compañeros, Pablo Pérez debe jugar. Ello no significa que sea un dotado, un
crack o una pieza histórica dentro de la rica historia del Xeneize.
Simplemente que HOY debe estar. Desde la ida de Riquelme que Boca no cuenta con caudillos. Pérez no lo es. Cuando Román era más joven, los Bermúdez y/o Serna –entre otros, siendo muy injusto en no mencionar a los que merecen ser señalados- se
encargaban de ayudar a asumir la cara del plantel ante paradas bravas. Amén de lesiones, derrotas incómodas y demás, Boca no cuenta con un Palermo, un Schiavi, un Cata Diaz, un Cascini, un Battaglia, el propio Guillermo, etc. (agrego a los antes referidos).
Tevez primero debe ponerse a punto para ser el referente. El liderazgo se ratifica en la cancha.
PP lo sabe. Por algo anticipó su vuelta a las canchas tras su lesión contra San Lorenzo. Sabía que era un decisivo partido que el elenco de la Ribera enfrentaba en el torneo local. Ya había sido una de las figuras ante River en el Monumental y fue uno de los pocos que sacó un aprobado en Mendoza ante el rival de siempre. Volvió a lesionarse en el Bajo Flores. Lejos de interpretar como irresponsable su rápida salida ante los Cuervos, veo como responsable su actitud ante los compañeros. Un mensaje claro.
Por algo, recién llegado de Europa, aún sin estar al 100%, estuvo presente los 90 minutos del partido más importante que el calendario exhibía. Las lesiones de Cardona y Tevez, sumado a lo mucho que se extraña a Gago y Benedetto, y/o que Pavón, Nandez, Barrios, Fabra llegaban de jugar con sus selecciones, eran otros condimentos que requerían del capitán un esfuerzo extra. Sin
obviar que son todas finales para el Xeneize y que se viene un partido de Copa.
No puedo soslayar que Pablo Pérez tiene una pesada mochila encima. Le tocó estar en las derrotas internacionales y finales perdidas compartiendo plantel –entre otros- con apellidos más pesados como Orión, Diaz y Gago en las primeras ocasiones, a las
que luego se sumó Tevez. Nunca fue el jugador franquicia ni el líder innato, pero –entiendo yo- el hincha se equivoca en señalarlo. Lo hacía a partir de su afán en acumular tarjetas amarillas, pero el
hincha no veía que Pérez aportaba fútbol y sacrificio a la vez, único en los últimos años que nuclea ambas cualidades.
Es que hace más de tres años que Pérez es el más regular jugador de Boca, dentro de un equipo sin figuras descollantes, que cada partido ante River ve como los pitos siempre se “equivocan” para el mismo lado. No es el equipo ideal del hincha, pero es el que hay. Y ese equipo tan –exageradamente- cuestionado lleva 39 partidos puntero del fútbol local (récord), que va por los 500 días primero.
Que ganó los últimos dos torneos largos AFA y se aproxima a sumar el tercero. Pero aún así es víctima de constantes críticas propias y ajenas. La regularidad del equipo en torneos largos va en síntoma con la regularidad de Pérez. No puedo decir lo mismo con la derrota en finales. Pérez no juega sólo. Y nunca fue el peor en esos partidos, aunque tampoco fue el mejor. A Independiente del Valle
le marcó dos goles allá (uno no cobrado), contra River Delfino también le pegó y nunca se lo vio deambular ni arrastrarse por el campo de juego en ninguno de esos encuentros.
Pero él ayer estuvo dónde había que estar, en el corazón del área chica, para darle a Boca mucho más que un triunfo agónico. Le dio a los rivales del Xeneize otro golpe a su sueño de ver a Boca tropezar.
Nuevamente Boca anota un tanto clave en tiempo de descuento, pegamos cuando otros se resignan. Otro mensaje.
Quedarse con el errado (e indefendible) festejo de Pérez es equivocarse. Es ponerse en un lugar que no corresponde. El lugar del hincha DE BOCA es alentar, apoyar, sumar, empujar al equipo a que siga yendo a buscar el triunfo hasta que el referí diga basta. El
lugar de la prensa es criticar (y con buena leche) y el de los jugadores es pelear hasta el final, hasta llegar al gol como lo hizo Jara ante Tigre o Bou en Tucumán. Si cada uno asume su rol…
Lo demás es para la gilada, para HUA, para sensibles e intolerantes.
El hincha de Boca es otra cosa. Por algo Boca no sabe lo que es descender. Porque en Boca se alienta en las buenas y en las malas mucho más. La crítica siempre debe ser constructiva.
Así como Pérez se equivocó, veo muchos más errores en las redes sociales y en la platea. Repito, cada uno debe conocer primero y luego asumir el rol que le toca. El hincha no erra un pase sino que ayuda a que el próximo tenga mejor destino.
Pablo Pérez, desde mi humilde lugar, te digo –sin ningún tipo de dudas ni medias tintas- que estás perdonado

Leandro Valdez
Abogado y Periodista. Autor de Los verdaderos Mellizos de la Boca @leandrovaldesVM y Mística 2000 @bocamistica2000. Integrante de Asados Bosteros y comentarista de Cadena Xeneize.
Comentarios