Bienvenidos a Cadena Xeneize 24hs. de Pasión Bostera!!!

Ganar sin golear ni gustar pero ganar al fin...

Febrero 19, 2018
Al igual que la fecha pasada ante Temperley, el equipo de Guillermo Barros Schelotto no jugó bien y fue superado en varios momentos del partido por un rival claramente inferior, formado por casi todos jugadores de inferiores de Banfield. Si el análisis se circunscribe únicamente al juego, deberemos insistir entonces que el 4-2-3-1 con el que hoy juega Boca carece de los intérpretes necesarios. Y si cambiás al 4-3-3 tampoco. Es porque faltan Gago y Pablo Pérez. Ni hablar además de las soluciones que brindaba Benedetto.
Me explico mejor: sin Pablo Pérez ni Gago, está claro que a Boca le falta fútbol y manejo de los tiempos del partido. Ayer Guillermo probó juntando a Cardona y Bebelo Reynoso pero ninguno de los dos sienten la marca y el retroceso como ambos esquemas antes mencionados exigen. De ese lado Banfield (con Gómez y Bettini) atacó a Boca durante más de veinte minutos. Siquiera el auxilio de Pavón (cambiando de extremo por un lesionado Cardona) modificó la ecuación.
Para no ahondar más en el asunto, si Boca va a jugar 4-3-3 (sin Pérez ni Gago), Guillermo deberá elegir entre Cardona y Reynoso. Y deberá pedirle a Tevez que no salga tanto del área, que no volantee –como se dice en la jerga-. Si Guillermo prefiere el 4-2-3-1, otra vez Reynoso y Cardona deberán pelear por un lugar, dando por descontando que con ese esquema Tevez será quien juegue detrás del 9. Y según como viene eligiendo Guillermo, deberá darle el lugar de centroforward a Bou por sobre Ramón Ábila. El 4-2-3-1 exige la presencia de un 9 de área.
A nivel defensivo (6 goles recibidos en 15 fechas, 10 partidos en los que a Boca no le marcaron tantos, sólo Racing nos hizo dos goles), Boca se muestra firme, y en las situaciones in extremis los apellidos aparecen. Lo hizo Rossi en algún partido, lo hizo Fabra ante Temperley y ayer Jara contra Banfield. El muy buen nivel que vienen mostrando Goltz y Magallán nos ayudan a olvidar que Boca precisa de otros central (al ser Vergini el primer suplente).
Hay otro análisis que no merece demasiado estudio. Boca es puntero hace más de 430 días y gana aún jugando regular. La foto de la tabla de posiciones, en una Liga tan irregular y competitiva como la nuestra, nos autoriza a suavizar el análisis táctico de Boca, es decir, a omitir hablar de la falta de jugadas elaboradas en pelotas paradas, de los bancos de suplentes, en lo que tardó Guillermo en poner a Buffarini contra Colón y ayer, de las pocas situaciones de gol que generamos. Son detalles ya casi para exquisitos si el razonamiento lo hacés desde la realidad misma de los números. Y los campeonatos se ganan por puntos, no por funcionamientos. La Copa Libertadores y la final del 14/03 con River es otro cantar.
Como dice el título de la nota, Boca gana sin golear ni gustar, pero gana al fin. Le sacó dos puntos más de ventaja a Talleres, Godoy Cruz e Independiente, impidió que San Lorenzo se acerque y otro nos mira 21 puntos abajo. Siempre es más fácil corregir y mejorar desde la victoria. Las victorias no paran de aparecer, el fútbol pronto llegará.

Abogado y Periodista. Autor de Los verdaderos Mellizos de la Boca @leandrovaldesVM y Mística 2000 @bocamistica2000. Integrante de Asados Bosteros y comentarista de Cadena Xeneize.
Comentarios